Población que atendemos

Niños

La infancia es una etapa caracterizada por un intenso desarrollo de la persona. En este periodo es cuando se produce un mayor cambio a todos los niveles (físicos, intelectuales, emocionales, sociales).

Es la etapa de la vida donde tenemos una mejor capacidad de aprendizaje, y es el momento de adquirir los conocimientos más básicos que configuraran los pilares de la personalidad adulta. Es donde aprendemos a leer, a escribir, a comunicarnos, a relacionarnos, a conocer nuestros límites y nuestras capacidades.

Cuando detectamos dificultades significativas en alguno de estos ámbitos es importante hacer una adecuada evaluación diagnóstica a nivel psicológico y/o psicopedagógico para poder definir la intervención más adecuada.

Adolescentes

La adolescencia es una etapa compleja, caracterizada por la necesidad de diferenciación y de reafirmar la propia identidad. Es una etapa de transición entre la infancia y la edad adulta, en la que no somos niños, pero aún no somos adultos.

En la adolescencia se dan unos cambios físicos que habitualmente no van al mismo ritmo que la madurez emocional, esto hace que con frecuencia el adolescente experimente sentimientos de inseguridad y de desorientación.
En esta etapa el grupo de amigos pasa a ser un referente necesario e importante.

En esta época se vive una relación contradictoria con la figura del adulto, ya que por un lado nace la necesidad de diferenciación y autonomía respecto a esta, y por otro lado el adulto sigue siendo una figura necesaria. Esta ambivalencia supone con frecuencia conflictos en las relaciones familiares.

Adultos

La edad adulta es la etapa más larga del ciclo vital. Es un periodo de consolidación de cambios experimentados en etapas anteriores.
En la edad adulta definimos nuestro proyecto vital: formación, trabajo, amistades, pareja, familia, hijos…, son algunos de los aspectos que formaran parte de nuestro proyecto de vida.

A veces surgen problemas que no sabemos cómo gestionar, que nos sobrepasan o que nos hacen disminuir significativamente nuestra calidad de vida. Otras veces aparecen trastornos o psicopatologías propias de esta etapa.

En ambos casos la psicología clínica trata estas problemáticas y nos da herramientas para mejorar la calidad de vida de las personas que las padecen.

Contacte con nosotros

Si desea concertar visita o quiere saber más sobre nuestras terapias, contacte con nosotros y le atenderá nuestro equipo de profesionales.