¿Qué hace un psicólogo con un paciente con Alzheimer?

El psicólogo actuará en la Enfermedad de Alzheimer como parte de un equipo que necesita un continuo flujo de información e intercambio de perspectivas que permitan un mejor diagnóstico y tratamiento al enfermo y al entorno. Es por ello que el psicólogo debe participar en las actividades a nivel interno. Hablamos de (sesiones clínicas, revisión de casos, elaboración de protocolos,..)

La demencia y el deterioro cognitivo (o capacidad de pensamiento) no se consideran aspectos normales del envejecimiento, como señala la OMS. La demencia, el alzhéimer y el deterioro cognitivo son enfermedades degenerativas, es decir, que empeorarán con la edad. Se reconocen varias etapas en esta evolución.

El Alzheimer es un tipo de demencia que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo. Esta enfermedad presenta un importante impacto sociosanitario. Por un lado, debido a su frecuencia. Por otro, por ser una de las causas más habituales de discapacidad en el adulto. Actualmente no existe cura para esta enfermedad.

Un diagnóstico precoz es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen y ralentizar el proceso de deterioro.

Síntomas que se manifiestan al inicio del Alzheimer

Desorientación en el tiempo: si es por la mañana o la tarde.

Olvidar los nombres de las personas conocidas.

Desorientación en el espacio, aún en lugares conocidos.

Olvidar acontecimientos recientes, como que este mes fue al dentista

Tendencia al olvido en las actividades diarias.

Cambios en el comportamiento y de carácter.

¿Qué médico puede ayudar en el alzheimer?

  • Médico de cabecera

Para una primera consulta. El profesional conoce la historia clínica de su paciente, el entorno familiar, los medicamentos que toma y es el indicado para un primer diagnóstico. Le hará un examen físico completo y algún test de su capacidad de pensamiento. Tal vez le solicite análisis de sangre, una tomografía o resonancia magnética. Por otra parte, también lo derivaría

  • Psiquiatra / Geriatra

Médico clínico o de familia que se especializa en afecciones complejas de personas mayores y puede atender todas las necesidades médicas de un adulto mayor. El psiquiatra geriátrico se especializa en las necesidades emocionales y mentales de las personas mayores. Realizan evaluaciones completas de la memoria, el estado de ánimo, el sueño y la capacidad de pensamiento, y evalúan problemas de memoria asociados con el estrés, la ansiedad, la depresión, el exceso de alcohol o los conflictos familiares.

  • Neurólogo

Los neurólogos son los especialistas en hacer un diagnóstico diferencial, es decir, determinar cuál es la causa de la pérdida de memoria o deterioro cognitivo de cada paciente. Su formación ha sido especializada en el diagnóstico, tratamiento y manejo de trastornos del cerebro y el sistema nervioso. Durante su consulta inicial, el neurólogo realizará pruebas más exhaustivas para determinar su estado mental.

Psicólogo / Asistente social

Es la figura experta en salud mental y emocional que proporciona contención, apoyo y asesoramiento para todo el grupo familiar y un psicólogo trata problemas de comportamiento en estos pacientes.

Si sospechas que tu o un ser querido está experimentando deterioro cognitivo o demencia, comenzar con el médico de atención primaria es la mejor opción para el primer paso. Además puedes buscar alguno de los especialistas citados.

El cuidador también puede presentar síntomas depresivos

Hay que tener presente que, en el caso del cuidador familiar de alguien con Alzheimer, al impacto emocional del diagnóstico se le suman los condicionantes de supervisar y atender a la persona que padece la enfermedad. A menudo e puede hacer sentir que la responsabilidad que asume excede a sus capacidades, además de ver su propio tiempo muy condicionado por esta situación.

En este contexto también pueden aparecer síntomas relacionados con la depresión. Es importante que el cuidador sepa reconocer y afrontar esta sensación de sobrecarga, recurriendo al apoyo y ayuda necesarios para poder atender también a sus propias necesidades.

Las fases del Alzheimer

Las fases de la enfermedad del Alzheimer no se manifiestan igual en todas las personas. No obstante, conocerlas puede resultar de gran ayuda para comprender mejor la evolución de la enfermedad de Alzheimer a nivel físico y emocional.

Podemos distinguir 3 grandes estados: leve, moderado y grave. A un nivel más especializado, se trabaja con la escalera GDS (en inglés, Global Deterioration Scale). Este sistema se basa en ordenar el deterioro que ocasiona el Alzheimer en 7 fases distintas.

GDS 1 - leve

Define la normalidad cognitiva de cualquier adulto que ha adquirido adecuadamente a lo largo de la vida.

GDS 2 - leve

Engloba todas aquellas personas que, a causa de la edad, presentan dificultats sutiles de memoria. No se consideran relevantes y no son indicativas de ninguna patologia.

GDS 3 - leve

ya hablamos de pleno deterioro cognitiu lleve. Se manifiestan las primeras dificultades claras. Es en este punto donde resulta importante estar alerta a las señales que aparecen. Por ejemplo: desorientación, olvido de palabras o rutinas… Estos déficits aleatorios han de ser examinados por parte de un profesional. Habitualmente, el examen cognitivo elo realiza un neuropsicólogo.

GDS 4 - moderado

Entramos en el deterioro moderado. Aumentan los problemas de organización y concentración. Así que aparecen las dificultades del dia a dia. Por ejemplo: planificar un viaje, devolver el cambio, organizar una celebración familiar o gestionar la economia personal.

GDS 5 - moderado

La persona afectada empieza a necesitar asistencia para las actividades cotidianas. Eso significa que las dificultades ya son evidentes. Aun así, todavía conoce los nombres de su círculo cercano e identifica correctamente a los familiares.

GDS 6 - grave

Además del deterioro cognitivo, hay alteración funcional cotidiana. La persona ya no puede vestirse correctamente sin ayuda o sin recibir instrucciones claras.

En esta fase necesitará ayuda para mantenir la higiene personal, ir al baño... Además siguen empeorando los signos de desorientación espaciotemporal. Se olvidan nombres y la propia biografia. Aparecen cambios de personalidad y de conducta. Aun así, las alteraciones conductuales son variables y cada caso es distinto.

GDS 7 - grave

Esta es la fase final caracterizada por un deterioro cognitivo y funcional muy grave, se llega a la dificultad para comunicarse. La persona enferma va perdiendo la capacidad autónoma de funciones básicas como comer, caminar o mantenirse de pie.

Las fases del Alzheimer no se manifesten igual en todas les personas. No obstante a eso, conocerlas puede resultar de gran ayuda para comprender mejor la evolución de la enfermedad y sus síntomas.