Las crisis de angustia, también son llamadas crisis de ansiedad o ataques de pánico.

Las crisis de ansiedad suelen presentarse de una manera brusca, más o menos repentina, muchas veces sin un motivo aparente. La persona lo describe como una sensación de miedo intenso o terror acompañada de un intenso malestar corporal que le genera la sensación de muerte inminente.

Durante las crisis de ansiedad se pueden presentar síntomas como falta de aire, palpitaciones, sudores, opresión o malestar torácico sensación de dificultad respiratoria, inestabilidad o mareo, y suele venir acompañada de un miedo intenso a morir, a volver -loco o perder el control. Las crisis se inician de forma brusca y alcanzan su máxima expresión durante los primeros 10 minutos.

Estas crisis de ansiedad pueden presentarse con o sin Agorafobia.