Es una enfermedad frecuente hoy en día, afecta a un 5-6% de la población. Los síntomas principales son un estado depresivo caracterizado por tristeza, sentirse vacío, disminución del interés y de la capacidad de placer en casi todas las actividades. Frecuentemente acompañadas de alteraciones del sueño y el apetito (aumento o disminución), apatía, dificultades de concentración, cansancio. La persona suele expresar sentimientos de inutilidad, culpa excesiva, auto reproches, pesimismo.

En depresiones severas pueden aparecer pensamientos recurrentes de muerte que pueden conllevar ideación suicida.

Las depresiones pueden tener una causa endógena (son hereditarias) o pueden ser exógenas causadas por factores o problemas ambientales, personales (depresión psicógena).