Terapia psicológica para el Síndrome de Down

Hoy es el Día Mundial del Síndrome de Down y en esMENT Mataró os queremos informar acerca de ello. Es importante aclarar que el Síndrome de Down es una característica más de la persona y no una enfermedad como tal, por lo cual no existen tratamiento ni cura. Lo que sí está en nuestras manos como profesionales de la salud mental, es ofrecer nuestra terapia a las personas y familiares que conviven con el Síndrome de Down.

¿Cómo trabajar psicológicamente el Síndrome de Down?

5

Intervención temprana y terapia educativa

5

Terapias de tratamiento

5

Medicamentos psicoactivos

5

Herramientas y dispositivos de asistencia

Es posible mejorar la calidad de vida de las personas que nacen con este síndrome. Por un lado, en esMENT atendemos a las alteraciones asociadas mediante un programa de salud y, por otro, proveemos de un entorno positivo, tanto afectivamente como a nivel estimular. Todo ello para que se pueda favorecer el potencial de desarrollo y de autonomía de cada persona.

El número de neuronas que realizan la función de interconexión en una persona con Síndrome de Down es inferior a la media. Por ello, para responder a los estímulos externos y consolidar los aprendizajes, las personas que padecen Síndrome de Down necesitan más tiempo. Cada persona es única, con una apariencia, personalidad y habilidades únicas.

Como ocurre con todos los niños y niñas, la influencia que un niño con síndrome de Down reciba de su entorno familiar y social, construirá y contribuirá a configurar su capacidad emotiva y relacional. Todos esos inputs le permitirán evolucionar como persona dentro de la sociedad.

Características psicológicas y del aprendizaje en el Síndrome de Down

5

Atención

Dificultad en centrar y mantener la atención, dependiendo de su motivación emocional.

5

CI

El coeficiente intelectual suele oscilar entre 40-70.

5

Memoria

Dificultades para retener la información, tanto por limitaciones al recibirla y procesarla. Menos dificultad en hacer que en explicar las cosas.

5

Percepción

Procesan mejor la información visual que la auditiva.

5

Lenguaje

Retraso en la emergencia del lenguaje y de las habilidades lingüísticas.

5

Conducta

Dificultades para desenvolverse en diferentes situaciones sociales.

Intervención del psicólogo en la atención temprana de niños con síndrome de Down

La importancia de resaltar el trabajo del psicólogo en atención temprana no sólamente implica una contribución a estimular y fortalecer el desarrollo psíquico del paciente, sino también supone una intervención desde la prevención en salud mental.

El objetivo del que hablamos en esMENT acerca de una atención temprana en el Síndrome de Down es: reducir los efectos de una deficiencia sobre el conjunto global del desarrollo y así prevenir y evitar la aparición de efectos secundarios o asociados. Ayudar a la incorporación de mecanismos necesarios de compensación y adaptación a necesidades específicas del niño. Todo ello sin olvidar el entorno del paciente, procurando atender las necesidades y demandas de la familia y entorno en el que vive el niño.

El equipo de profesionales que trabaja en esMENT ofreciendo la atención temprana posee un carácter interdisciplinar o transdisciplinar, teniendo una orientación holística. Esto significa que abarca todos los aspectos biopsicosociales del niño, a la familia y a su entorno. Para lograr este cometido, la labor que deben llevar a cabo supone trabajar en coordinación y con distintos enfoques.

Apoyo psicológico Síndrome de Down

La intervención del psicólogo resulta fundamental y se lleva a cabo a través del trabajo directo con las personas con discapacidad, aplicando métodos y técnicas psicoeducativas, reeducativas y psicoterapéuticas como: juegos, actividades artísticas y terapias de diferentes tipos. Hay ocasiones en que el psicólogo realiza tareas de otros especialistas, así como también, otros especialistas invaden el espacio del psicólogo. En general, se debe trabajar en forma interdisciplinaria, multidisciplinaria y transdisciplinaria, sin sustituirse los unos con los otros.

Eso nos lleva a esMENT a destacar la importancia de contemplar una intervención directa del psicólogo con el niño, a partir de cierta edad. Una opción es la técnica de juego. Resulta ser una herramienta idónea para contribuir a alcanzar los objetivos planteados al paciente y su família.

El rol del psicólogo en los niños con Síndrome de Down ayuda a mejorar las dificultades cognitivas, la lentitud para procesar, codificar e interpretar la información. Del mismo modeo, ofrece herramientas para que el niño pueda elaborarla y responder, tomando las decisiones correctas.

La atención temprana del Síndrome de Down contribuye a resolver la problemática en los procesos de conceptualización, abstracción, generalización y transferencia de los aprendizajes. También se reduce la desorientación espacial y temporal.