Los miedos son muy frecuentes, especialmente en la infancia, pero se consideran normales a no ser que interfieran marcadamente con las actividades sociales, académicas o laborales del individuo o le provoquen un malestar clínicamente significativo (APA, 2002).