El trastorno bipolar es una enfermedad psiquiátrica tratable, la cual cuenta con bastantes recursos para su tratamiento. Es posible controlarla, pero no curarla. En esMENT podemos ayudar a las personas que padecen este trastorno a convivir mejor con su enfermedad. Es comprensible que, al principio, sea muy complicado aceptarse. Pero es posible controlar los altibajos que el trastorno bipolar provoca. En esMENT damos tratamiento psicológico y farmacológico para convivir con a la bipolaridad. Te ayudamos a regular correctamente tus horarios, detectar los síntomas de cada fase antes de que sea demasiado tarde para la prevención de recaídas y tratar determinados episodios – especialmente las fases depresivas – .

El trastorno bipolar cursa con fases donde la sintomatología principal es la euforia (sentido de grandeza, de verse capaz de cualquier cosa), hiperactividad, verborrea (hablar en exceso), y suele acompañarse con alteraciones de el sueño y el apetito (aumento o disminución). Esta fase que se llama manía o hipomanía, en función de su intensidad, se alterna con fases depresivas caracterizadas por síntomas como pérdida de interés hacia actividades que realizaba anteriormente, falta de concentración, apatía, tristeza, y suele ir acompañada también de alteraciones del sueño y del apetito. Algunos pacientes presentan fases mixtas en las que se dan tanto síntomas de depresión como síntomas de euforia.

Este trastorno se trata con fármacos estabilizadores del estado de ánimo que regulan las transiciones de las temporadas maníacas a las depresivas y viceversa, así como psicoterapia encaminada a conocer la enfermedad para evitar el deterioro social , laboral que suponen estos cambios en el estado de ánimo. Estos cambios pueden llegar a ser tan bruscos que es necesario el ingreso hospitalario para estabilizar a la persona que sufre el trastorno bipolar.

El trastorno bipolar también se conoce como trastorno maníaco-depresivo o como trastorno afectivo bipolar. El trastorno bipolar es una enfermedad que ocasiona cambios abruptos en el estado de ánimo. Estos cambios anímicos pueden ir desde la excitación y la euforia (manía) hasta la depresión y la desesperanza.

Síntomas que advierten de Trastorno Bipolar

L as personas que padecen trastorno bipolar no siempre reconocen el problema y como les afecta a su vida y a la de sus familiares.

Los episodios de euforia suelen ir seguidos de otros episodios de negatividad, muy bajo estado de ánimo, perdida de interés por casi todas las actividades, sentimientos de inutilidad o culpabilidad. Experimentar todas estas emociones tiene consecuencias en las relaciones sociales y en el trabajo de la persona afectada.

Te listamos algunos de los síntomas que pueden indicar que se padece de Trastorno Bipolar. Los síntomas del trastorno bipolar suelen manifestarse durante un episodio determinado e incluyen ciertos patrones de conducta, según la persona afectada esté pasando por el episodio depresivo, psicótico o maníaco.

  • Sensación de mucha euforia, productividad o nerviosismo.
  • Aumento de la autoestima o fantasías de grandiosidad.
  • Discurso verbal acelerado.
  • Flujo de ideas seguidas o pensamientos que aparecen a gran velocidad.
  • Aumento de actividad, energía o agitación.
  • Facilidad de distracción.
  • Sensación exagerada de bienestar.
  • Menor necesidad de dormir.
  • Toma de malas decisiones.
  • Conductas de riesgo como hacer compras compulsivas, consumo de tóxicos.

¿Qué tratamientos existen para la bipolaridad?

La terapia cognitivo-conductual es un tratamiento de conversación que ayuda a modificar la forma en que piensas, sientes y te comportas. Esto puede ayudar a tratar los síntomas depresivos del trastorno afectivo bipolar.

Antipsicóticos recetados para tratar los síntomas a corto plazo, o antes de que se te administre un medicamento para estabilizar tu estado de ánimo. Hay que tener en cuenta que los efectos secundarios de estos medicamentos incluyen aumento de peso y mareos.

Estabilizadores del estado de ánimo para prevenir los cambios anímicos abruptos, como el conocido litio. El litio puede tardar unos meses en comenzar a actuar de manera eficaz. Los efectos secundarios pueden incluir aumento de peso, temblores y sed.

Puntualmente, los antidepresivos pueden usarse a corto plazo para tratar un episodio de depresión. Suelen recetarse unos antidepresivos llamados inhibidores selectivos de recaptación de serotonina.

Como demuestran ciertos estudios, la Terapia Electro Convulsiva (TEC) es hoy en día una técnica segura y eficaz. Tal y como se practica con anestesia y corriente pulsátil, permite tratar casos graves o que no responden al tratamiento convencional de forma eficaz.

La fototerapia: luz intensa provoca cambios emocionales significativos y puede tener un efecto terapéutico en personas que sufren el denominado “trastorno afectivo estacional”.

Tratamos el Trastorno Bipolar en esMENT Mataró

Con nuestro equipo de psicólogos y psiquiatras en esMENT disponemos de los mejores diagnósitcos para analizar las opciones terapéuticas y diseñar el tratamiento más adecuado para cada persona. Algunas de las herramientas que podemos poner en práctica para tratar el Trastorno Bipolar son:

5

TERAPIA DE CONVERSACIÓN

Hablar y reflexionar acerca del trastorno afectivo bipolar con un consejero o un psicólogo puede evitar las recaídas. Se recomienda evitar someterse a situaciones estresantes, intentar aprender estrategias para reducir su impacto e incorporar alguna actividad física en la rutina diaria.

5

PSICOTERAPIA

La terapia cognitivo-conductual y la psicoeducación de paciente y familia son efectivos. Aun así, la psicoterapia ha de complementarse con medicación prescrita y nunca sustituirla.

5

MEDICACIÓN

Siempre controlada por un médico psiquiatra. Los medicamentos son clave para ayudar tanto a superar las fases de depresión como a frenar la fase de euforia. Existen sustancias que reducen la frecuencia e intensidad de las recaídas. Ninguno de estos fármacos es una droga ni crea dependencia.