La ansiedad es una reacción instintiva normal de autoprotección que se desencadena ante una situación de peligro; estimula nuestro organismo (mediante, predominantemente, la activación del sistema nervioso simpático) impulsando nuestra capacidad de esfuerzo para luchar o huir . Por tanto es una emoción básica y necesaria ya que permite que el organismo se prepare para afrontar una situación de peligro. Así pues es una emoción muy importante para la supervivencia de cualquier organismo. La diferencia con los animales es que el hombre es capaz de anticipar futuros peligros, de imaginarse situaciones y por tanto de reaccionar ante ellas como si fueran reales o presentes. Cuando la ansiedad es excesiva pierde su eficacia adaptativa y nos bloquea, entonces es cuando nos encontramos con una ansiedad patológica.